Pare Mire y Escuche

conductores16Casi mil quinientos chilenos mueren al año producto de un accidente de tránsito, más del 30% de las víctimas corresponden a peatones, aunque muchos de ellos cruzaron en zonas habilitadas, como pasos regulados y en el tiempo correspondiente a una luz verde o en pasos demarcados con franjas de tipo cebra, fueron arrollados y terminaron bajo el vehículo de un conductor que no respeto la norma establecida.
La experiencia de décadas nos enseña que los accidentes de tránsito son una problemática compleja de abordar, que las leyes por si solas no son lo suficientemente efectivas en virtud de los costos necesarios para implementar las tecnologías que se requieren, además de los gastos requeridos en los aparatajes publicitarios con que son lanzadas.
Además la experiencia más cercana nos enseña que estas leyes exclusivamente represivas, que fijan su eje en sanciones económicas no son capaces de modificar la actitud irresponsable de los individuos y mucho menos construir conductas sensibles a las problemáticas que se busca atacar.

Construir conductas responsables es el objetivo de una campaña, para lo cual no sólo se requiere establecer una sanción a los infractores, sino que también educar y sensibilizar a las comunidades.

Para, Mira y Escucha es un mensaje que hemos creado en busca de generar y construir responsabilidad social, ir en busca de la conciencia de los individuos que a diario circulan por las calles y caminos de nuestro país, intentando sensibilizarlos en la importancia que tiene un actuar responsable de su parte.
En los últimos años los peatones han engrosado las listas de fallecidos en calles y caminos de nuestro país, en muchos de estos casos ellos cumplían con la normativa y circulaban respetando la ley vigente, sin embargo fallecieron bajo las ruedas de un vehículo.
Entender que la ley no garantiza nuestra seguridad, sino que es un marco regulatorio que permite al sistema sancionar a los responsables de una conducta considerada falta o delito, entonces es necesario comprender que es el individuo el único responsable en un gran porcentaje de la seguridad propia.
En mi calidad de peatón soy responsable de mi seguridad al cruzar una calzada, por ningún motivo debo delegar mi seguridad en otra persona, como un conductor, o en un sistema regulatorio como un semáforo o un paso de cebra, ya que este sistema sólo sirve para establecer responsabilidad en caso que el conductor no lo respete, pero si eso sucede de poco sirve establecer la culpabilidad si he sido arrollado.

Para, Mira y Escucha busca construir una conducta segura, generar un hábito donde todos paremos, miremos y escuchemos antes de cruzar la calle, si asociamos esto como un comportamiento la posibilidad de ser arrollados y morir en un cruce disminuye notablemente.

Recuerda el cementerio está lleno de peatones que tenían el derecho de paso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *